Nacido en Colombia, Sudamérica y criado en Queens, Nueva York, yo era un drogadicto y uno de los distribuidores principales de narcóticos. Ambas áreas estaban sumergidas en operaciones de drogas. Tenía un negocio lucrativo vendiendo narcóticos ilegales. Pero cuando Dios tocó mi vida, ¡las cosas cambiaron al instante!

Morris Cerullo con Fernando GarayDios transformó mi vida. Él me condujo a un evento de Morris Cerullo, donde sentí Su poderosa presencia a mi alrededor. De hecho, Dios me dio un milagro de sanidad. Muchos años antes, me lastimé la rodilla izquierda en una discoteca llamada Inferno – que significa “infierno.” Muy drogado, durante uno de mis movimientos de breakdance, mi cuerpo fue en una dirección y mi rodilla en otra. Durante años, no pude correr, lo cual amaba hacer. Pero cuando Dios me tocó en la reunión del hermano Cerullo, sentí un calor extraño en mi rodilla. Al instante, Dios me sanó. Pronto pude correr, tanto como 13 millas – ¡medio maratón!

El Espíritu Santo trajo convicción para dejar atrás mi vida antigua, entonces dejé atrás una operación millonaria para trabajar en un empleo de sueldo mínimo, $17,000 por año. Dios empezó a enseñarme Sus principios. Después de leer el libro de Morris Cerullo, Giving and Receiving, aprendí que cuando más das, más te bendice Dios, entonces empecé a buscar oportunidades por todos lados para dar en la vida de otros. Si miraba a una madre comprando ropa o comida para sus hijos, yo lo pagaba. ¡Con el tiempo, Dios me impulsó de ese salario mínimo a hacer seis cifras!

¡UN HOMBRE QUE NACIÓ SORDOMUDO HABLA!

Había un joven llamado Mariano que asistía a la misma iglesia que yo. Él nació sordomudo, y sufría en una institución mental. El Dr. Cerullo nos enseñó que Dios le había dado la habilidad de pasar la unción que él había recibido a otros. La palabra de Dios dice que puedes poner manos sobre los enfermos y ellos sanarán. (Marcos 16:18.) Fui a visitar a Mariano, y al poner mis manos sobre él, le dije a ese espíritu, “¡Sal de él en el poderoso Nombre de Jesús!” El poder de Dios vino sobre ambos, y ¡Mariano empezó a hablar por primera vez en 30 años!

Pronto empecé a ministrar en otros países. Hice un tour de 10 días por México, donde Dios derramó de Su Espíritu poderosamente durante una reunión de pastores y líderes. En otra ocasión, en Honduras, el Señor dio Palabras específicas de Ciencia para sanidades, y estuvo allí un joven que se había caído en su trabajo de construcción y se había lastimado su hombro. Durante una de nuestras reuniones, el poder de Dios vino sobre él y fue sano al instante. ¡Todos los que lo conocían alabaron a Dios!

Fernando Garay

MOVILIZACIÓN, CONCENTRACIÓN, Y PENETRACIÓN

El Dr. Cerullo me dijo que la movilización, concentración, y penetración traerían éxito a mi ministerio. Entonces, seguí las instrucciones del Dr. Cerullo. Conduje un alcance Evangelístico, en un estadio en Honduras. Dios me favoreció colocando en mi camino a las personas correctas. Dios me envió al brazo derecho del presidente del país para movilizar a la gente. Los autobuses estaban alineados, y el estadio casi lleno. La estación de televisión cubrió todo el evento, en todo el país, por un bajo costo.

Durante el alcance, mucha gente entrego su corazón a Jesús; Dios levantó a personas de sillas de rueda, y muchos otros milagros ocurrieron. ¡Un hombre de 80 años testificó que Dios había abierto su ojo ciego!

¡MI VIDA NO HA SIDO LA MISMA DESDE QUE CONOCÍ A MORRIS CERULLO!

Desde que conocí al hermano Cerullo, mi vida no ha sido la misma. Mi sueño era internacional, entonces Dios me conectó con un hombre que piensa internacionalmente. Mi ministerio es bendecido con señales, milagros, y prodigios. ¡Dios me ha bendecido con una esposa y familia maravillosa que sirve al Señor! Mi familia es bendecida y todos sirven al Señor.

Dios me llamó a pastorear una iglesia en Charlottesville, Carolina del Sur que atiende a inmigrantes de países como México, Honduras y El Salvador – en su mayoría de entornos pobres. Lo que el Dr. Cerullo me ha impartido, le he dado a la gente que lidero. Debido a estas enseñanzas, ahora son dueños de sus propios hogares con una familia en la casa – no tres, cuatro o cinco familias en una misma casa. No solo les está yendo bien económicamente, sino que también pueden poner manos sobre los enfermos y se recuperan. Traen personas a la iglesia, y las personas están recibiendo el bautismo del Espíritu Santo. Es una tremenda bendición lo que Dios está haciendo por nosotros.

Estoy haciendo más cruzadas, y pronto estaré haciendo Escuelas de Ministerio también, debido a lo que me ha impartido el Dr. Cerullo. Esta unción se multiplicará y llevará mucho fruto. ¡Esta misma unción también está disponible para ti!

Amado/a, tu puedes experimentar los mismos milagros que lees en la historia de Fernando Garay. ¡Espera que Dios eleve el nivel de tu fe a medida que CREES! Siembra un regalo de cualquier cantidad hoy, y recibirás una copia de mi libro de liberación, El Libro de Milagros. ¡Te llevará hacia tu experiencia de lo milagroso!