Soy una de las ovejas perdidas de Dios
Arizona
6 junio, 2016

Soy una de las ovejas perdidas de Dios que el enemigo casi ganó por medio de la depresión y muerte. He soportado mucho, pero debido a que su ministerio sigue constantemente manteniéndome en oración y enviándome porciones de las Escrituras para levantarme cuando no podía sostenerme, ¡estoy viva aquí ahora y sirviendo a mi Señor Jesucristo!